Miércoles, 12 de Agosto de 2020
HIJA PREDILECTA

ROSALIA SALA VALLEJO

Nacida en Lorca en 1930. Durante los años de la guerra civil fue a un colegio regentado por un matrimonio republicano, situado en la Plaza de Colón, cuya labor dejó en ella una huella positiva para siempre. Hizo el examen de ingreso para estudiar el bachillerato, entonces de siete años, en el Instituto de la Cava y después fue al colegio de San Francisco hasta que se inauguró el Instituto ?J. Ibáñez Martín? en 1944. Su profesora de historia fue doña Luisa García Mulero.

Después de pasar el Examen de Estado en 1948, estudio los dos primeros años de Comunes de Filosofía y Letras de la Universidad de Murcia y después la especialidad de Geografía e Historia en la complutense de Madrid. En 1953 ya estaba en Lorca buscando trabajo.

Hizo dos años de prácticas, obligatorias para poder opositar, bajo la dirección de doña Carmen Rey, catedrática de Historia, y estuvo dando clases en el colegio de San Francisco antes de casarse. Alos nueve meses de hacerlo enviudo, en julio de 1959. En septiembre nació su hija y en octubre ya daba clase como profesora interina en el en el Instituto J. Ibáñez Martín, hasta que en 1964 se incorporo como Profesora Agregada de Geografía e Historia, después de hacer las oposiciones correspondientes.

Aunque obtuvo el número tres en esas oposiciones y pudo elegir plaza en Murcia o Cartagena, se quedo en Lorca donde ha ejercido como profesora durante 35 años. Cuando el instituto Ibáñez Martín se convirtió en femenino, fui Vicedirectora y Jefe de Seminario, compaginando su labor de docente con el cargo de concejal (1970-1978) y de Teniente de Alcalde encargada de obras sociales; los tres primeros años, con el alcalde Juan Jódar, después con José María Campoy Camacho y finalmente con Doroteo Jiménez, hasta la muerte de Franco y la transición. En 1984 hizo el acceso a Cátedra.

Se jubiló en 1993 pero su actividad didáctica continuó, dando charlas o escribiendo. Intento continuar lo que había hecho tantos años: ?aprender para enseñar?. En esa línea hay que enmarcas sus publicaciones. En 1995 El consejero un lugar entrañable, fruto del amor a ese lugar y del interés que despertó en ella el personaje lorquino Robles Vives.

En 1998 Lorca y su historia, una labor de síntesis y de divulgación sobre nuestra historia local, y en 2002 Las mujeres en la historia de Lorca, realizada a partir de las charlas sobre mujeres y reflejo de su interés por el tema femenino.

Colaboro en el establecimiento del Aula de Mayores de la Universidad de Murcia en Lorca, y en ella se graduó en 2005, después de vivir, durante tres años, la gratificante experiencia de volver a la Universidad ya jubilada.

Fue Pregonera de la Semana Santa en 2004 y de las fiestas del Consejero en 2007.

Desde 2003 al 2008, he impartido tres Cursos de Historia de Lorca, en el Huerto Ruano a través de la Universidad Popular.

Año 2013, Premio 8 de Marzo de la Federación de Organizaciones de Mujeres de Lorca

 

 

Así, en este libro que Rosalía nos brinda se describe de una manera general la vida de la mujer lorquina hasta el siglo XIX, y de una forma concreta y detallada la vida de algunas de las mujeres lorquinas de los dos últimos siglos, que más significación han tenido para nuestra sociedad. Entre ellas, para mí, Rosalía, por lo que no puedo continuar esta presentación en una obligada regencia a su persona y trayectoria, porque así entenderemos más esta obra, fruto de una devenir intelectual, de una constante lucha por la igualdad de sexos, por el reconocimiento de los derechos de la mujer, y por un no querer olvidar, y hacer sentir a las mujeres ¿cuál fue? ¿cuál es nuestra realidad? y ¿cómo debería ser?

 

            Rosalía Sala, licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid, fue profesora interina en el Instituto Nacional de Enseñanza Media de Lorca desde 1959, y a partir de 1965 profesora numeraria agregada de Geografía-Historia del mismo instituto por oposición libre.

 

            Rosalía ha sido siempre una adelantada a su tiempo y a la realidad de su sexo, así:

 

*      Fue la primera mujer en Lorca en obtener el carnet de conducir de Primera.

*      En convertirse en Profesora de Autoescuela, para que las demás mujeres no tuvieran que temer montarse en un coche con un hombre.

*      Concejal en 1971, nombrada teniente de Alcalde, encargada de ?Bienestar Social?, puesto en el que desarrolló innumerables actuaciones colaborando activamente en numerosos proyectos, muchos de ellos hechos hoy realidad, que ponen de manifiesto su compromiso social, su amor por este pueblo y su contribución para hacerlo mejor: La rehabilitación del Teatro Guerra, del Museo Arqueológico, la creación de la Primera Guardería de carácter social?., actividades todas ellas que compaginó con su trabajo como docente y, sobre todo, con su papel de madre trabajadora, y después abuela

*      Desde su jubilación en 1992, sigue plenamente activa, siendo éste ya su tercer libro.

 

Yo he tenido la suerte de vivir en la primera persona sus clases de Geografía e Historia y Constitución como alumna del Instituto Ibáñez Martín.

 

            Rosalía ha sido una excelente profesora porque excelente profesor es aquel que , enseñando lo suficiente, hace nacer en el alumnado un deseo grande de aprender, y ello lo consiguió Rosalía Sala; una profesora que fue siempre más allá, pues impregnó en sus alumnas y alumnos además de sabios conocimientos de la disciplina que impartía, valores humanos, compromiso social, respeta la convivencia, y un largo etc.? y es que la labor docente de Rosalía no quedaba limitada, como hubiera podido ser, a explicar la lección y corregir los temidos ejercicios, fue, sin duda, mucho más.

 

            Entrando ya propiamente en lo que es la materia de este momento que nos ocupa, ?Las mujeres en la Historia de Lorca? es en palabras de su autora, un libro de HOMENAJE a las mujeres de Lorca.

           

            Rosalía como profesora de Historia en general y conocedora de la Historia de Lorca en particular, especialmente cuando buscaba los antecedentes, los documentos para la elaboración de su segundo libro, ?Lorca y su historia?, publicado en 1998 sintió que el pasado está escrito y protagonizado por hombres, siendo nosotras las mujeres las grandes ignoradas. Ella sabía que las lorquianas también habían participado en la construcción de Lorca, y decidió escribir este libro en el que lo ha demostrado recogiendo por escrito el testimonio de las vidas de muchas de ellas.

 

            ?Este libro es un clamor a favor de las mujeres, un grito de protesta contra la tradición cultural que nos ha relegado a un segundo plano, considerando en nostras sólo los valores femeninos, y entorpeciendo nuestras capacidades como personas?.

 

            En el libro se refleja que las mujeres también han contribuido al desarrollo de la humanidad, y así en él se encuentran historias protagonizadas por lorquinas que rompieron moldes; que seguras de sí mismas supieron superar las dificultades de cada época, lorquinas de todas las clases sociales que con enorme valentía levantaron con su esfuerzo negocios que hoy son empresas muy conocidas de Lorca, accedieron al mundo inaccesible para ellas hasta ese momento, como la medicina, la farmacia, el derecho, la política, la enseñanza, el periodismo,?

           

            Además la autora lejos de ser una escritora pasiva que cuenta historias como tercero ajeno a las mismas, se implica en ellas activamente, y al lado de esos testimonios personales encontramos, no sólo una continua referencia a nuestra tradiciones y costumbres, a los acontecimientos de más trascendencia que han determinado la Lorca de hoy, sino también sus continuas reflexiones, ideas, inquietudes, sentimientos que sin miedo ha expresado en voz alta.

 

            Este libro se hace eco de la contribución de las mujeres lorquinas al progreso de las reivindicaciones.

 

            En cuanto su forma,?Las Mujeres en la Historia de Lorca?.

 

            Doña Rosalía también refleja que siempre ha sido una constante la pérdida de talentos femeninos, por la incomprensión y el sentimiento de superioridad de los hombres y por la pasividad y el sentimiento de  inferioridad de las mujeres. Escribe Rosalía:

 

*      Que hasta el S. XVIII ni las mujeres ni a los locos se les admitía en los hospitales.

*      Que en el siglo XIX español, las mujeres del pueblo fueron la ?carne de cañón? en todos los motines, guerras, enfrentamiento políticos,?

*      Que en el siglo XX la mujer supera constantemente y con su esfuerzo asume protagonismo en todos los niveles de la sociedad.

*      Y que es en este último siglo (XX) cuando se han promulgado y modificado numerosas leyes, especialmente en el ámbito privado y laboral, para hacer efectiva la equiparación jurídica del hombre y la mujer.  Así, la Ley 14/1975, de 2 de mayo, de reforma del Código Civil y del Código de Comercio sobre la situación jurídica de la mujer casada y los derechos y deberes de los cónyuges, la Ley de 26 de mayo de  1978 de despenalización del adulterio, la conocida como Ley del divorcio de 7 de julio de 1981 o lo más reciente Ley de 15 de octubre de 1990 de aplicación del principio de no discriminación por razón de sexo.

 

            Estas ideas generales son el sustrato del libro elaborado por Rosalía con un gran rigor y sentido común. Su lectura nos hace entender la realidad que hoy disfrutamos gracias al esfuerzo y tesón, incluso lucha y revolución de todas las mujeres, tanto trabajadoras destinadas por su situación social y su género a vidas más precarias, como a las mujeres que tuvieron un mayor acceso a la cultura, y aportaron su intuición y formación. Todas ellas, sin distinción, tienen cabida en este libro.

 

            La situación de la mujer en Lorca ha cambiado mucho; ello es una constante reflejada en el Libro, que nos muestra como en los dos últimos siglos las mujeres lorquinas hemos emprendido el camino del hacer oír que queremos y podemos, consiguiendo casi todo lo que se nos había negado desde casi principios de la historia.

 

Comprometida con los problemas de cada momento, Rosalía no olvida la inmigración y dedica unas páginas entrañables a mujeres venidas de distintos países, que sin renunciar a su propia cultura, se sienten y viven como lorquinas.

           

Simplemente y esto ha de servir para todas y todos: quien niega los derechos de otro ser, cualquiera que sea su sexo, niega los suyos propios.

 

Con este libro Rosalía nos hace entender que el hecho de que la mujer de hoy haya obtenido legalmente una posición igualitaria a la del hombre no significa que la sociedad haya integrado completamente esta idea. No olvidemos que la tradición contiene infinidad de elementos que se oponen a una equiparación de sexos y que aún queda por ver que la mujer acceda, en una proporción similar al hombre, a los puestos de poder a los que siempre fueron reservados especialmente para él.

 

En España, con la promulgación de la Constitución de 1978, que proclama en su artículo 14 como fundamental el principio de igualdad, prohibiendo toda discriminación por razón de sexo y el artículo 332 que lo especifica consagrando la igualdad jurídica del hombre y la mujer en el matrimonio, se reforzaron los hilos dada la proyección de la Constitución sobre todo el ordenamiento jurídico.

 

Rosalía Sala ha demostrado con este libro y a lo largo de toda su vida:

 

1.      Su compromiso para hacer a Lorca mejor, (es, sobre todo, lorquina),       ayudándonos a conocerla y entenderla.

2.      Y que es mujer en toda su plenitud porque lucha por sus derechos y es consciente de que gracias a las historias de vida de las mujeres reflejadas en este libro, llenas de coraje y valor se ha conseguido mucho, de ello disfrutamos mujeres como yo, pero también es consciente  y nos alerta que todavía queda pro hacer, porque todavía en muchas ámbitos hay cuestiones a resolver. Así:

3.       

*      El trabajo invisible, es decir el tiempo y el esfuerzo que el ama de casa dedica al hogar y a sus miembros, a veces menores, ancianos e inválidos que no ha sido reconocido ni moral ni económicamente, los malos tratos, la explotación social.

*      Es una contradicción que el 50% de los votantes sea femenino, y sin embargo en la toma de decisiones de la política de las naciones seamos una minoría.

*      La maternidad es incompatible con una actividad profesional plena.

 

Por ello, como Rosalía destaca en este libro, la revolución de las mujeres es una revolución inconclusa. El papel de las mujeres en el siglo XXI deberá ser asentar, consolidar y ejercer las conquistas que homos logrado hasta ahora, si en el siglo XX se consiguió la igualdad legal, en la recién comenzado siglo XXI deberá conseguirse la igualdad real, porque sino es así todo lo ya conseguido acabará siendo papel mojado.

 

Por todo ello, estas últimas palabras tratan de haceros llegar el sentido de esta obra: Debemos celebrar el ser mujer, y a partir de ahí luchar cada cual en su ámbito, tanto el hombre como la mujer, por terminar de conquistar un mundo de plena igualdad, en todas las calles y en todos los hogares.

 

Que han quedado fuera son ejemplo del camino a seguir para que las mujeres de Lorca ocupemos en la Historia el lugar que nos corresponde.

 

Gracias Rosalía porque este libro ha permitido dejar constancia por escrito y, por lo tanto, perpetuar la historia de las mujeres de Lorca, historia que sin tu trabajo se habría perdido en el olvido. Gracias por este homenaje.

 

Mujeres lorquinas han roto moldes a golpe de fortaleza y voluntad.

 

 

                                                                        Pilar Fernández Alcaraz

                                                                          Presidenta FOMLorca


Federación de Organizaciones de Mujeres de Lorca - Centro Cívcio San Cristóbal - Telf: 646394434 - Fax:
email: federmujerlorca@hotmail.com, C.I.F.:

Política de Privacidad